Cartas al director: LA IGUALDAD VISTA DESDE DENTRO por Ana Scherman PDF Imprimir E-mail
Jueves, 23 de Abril de 2015 07:28

La igualdad es un tema de suma importancia. Las cuotas y la discriminación positiva son muy criticadas, aunque cada vez cala más el mensaje de su utilidad. En el PSOE hemos entendido que no basta con una paridad 40-60, que suele relegar a la mujer a puestos de menor envergadura, tanto en la vida privada como en la pública.

 

 

 

En el último encuentro de mujeres candidatas del PSOE, que tuvo lugar el 8 de marzo, se reunieron 502 candidatas de toda la provincia de Málaga, entre las que se encontraban las 29 candidatas a las alcaldías de sus municipios para las elecciones municipales que se celebran el 24 de mayo. Un porcentaje aún bajo teniendo en cuenta los 103 municipios de la provincia. Una sociedad sin mujeres es una sociedad sin futuro, no lo digo con demagogia sino basados en la realidad de que sin mujeres no hay renovación social. Pero para conseguir una representatividad real de las mujeres en los estamentos públicos, acorde con la representación social que tenemos frente a hombres, es necesario aplicar este tipo de medidas creadas e implementadas por el partido socialista. Una sociedad que apuesta por la igualdad debe empezar por dar ejemplo, no sólo en la representatividad de todos los grupos sociales en los organismos de gobierno, también en sus mecanismos de actuación.

 

En reuniones y grupos de debate sobre igualdad no es raro que el porcentaje de mujeres supere con creces el de hombres. La igualdad es un objetivo de todos. Para conseguir que el hombre se involucre de forma real en estas cuestiones es también imprescindible crear unos protocolos internos de participación, obligarles, digo bien, obligarles a cumplir unas cuotas de participación en estas reuniones y tomas de decisión para que el cambio llegue a ser efectivo a todos los niveles. En los consejos de dirección de las empresas aún no podemos entrar para establecer cuotas igualitarias, pero podemos empezar por dar ejemplo.

 

Políticas que han demostrado ser eficaces para el empoderamiento de la mujer deben hacerse internas para generar con el ejemplo una corriente de representación igualitaria en reuniones de tomas de decisión y generadoras de ideas. En una sociedad regida y dominada históricamente por el hombre es necesario empoderizar a las mujeres, no basta con habernos dado pleno acceso a la vida social, a los estudios, al mercado laboral, ahora también hay que luchar y defender la presencia de la mujer en puestos de responsabilidad real, y para eso aún hay barreras que vencer. La discriminación positiva aplicada también en el funcionamiento interno para seguir generando el cambio en la sociedad.

 

La visión del hombre y la mujer en las cuestiones sociales son distintas pero complementarias. Una política interna, unas leyes internas que establezcan una representación paritaria en las reuniones ejecutivas o de debate en el partido donde los hombres tengan que estar representados generaría una corriente de pensamiento de más calado, a la altura de una sociedad en la que las mujeres son mayoría.

 

Con las listas cremallera no sólo se nos da cabida sino que le damos a las mujeres del futuro, a la juventud, el mensaje de que hay más oportunidades. Ahora es el tiempo de hacer que el mensaje cale y tomar partido por un funcionamiento interno igualitario.

 

 

Escrito por Ana Scherman   
 

Compártelo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

 

 

 

Agenda de actividades

Agenda de actividades

Loterias y apuestas

Resultado de loterias y apuestas del estado

Parrilla de Televisión

Parrilla de TV

PUBLICIDAD