Editorial: No hemos aprendido nada PDF Imprimir E-mail
Lunes, 16 de Junio de 2014 22:07

Y digo esto porque en realidad es así. No hemos aprendido nada. Tenemos un país que debe el cien por cien de su producto interior bruto, seis millones de parados, y cientos de infraestructuras -autopistas, aeropuertos, teatros y circuitos de formula uno- cerradas y sin uso.

 

 

 

Y esa es la excusa perfecta, lo que debemos, para convencer al pueblo de los recortes en sanidad, en educación, en fomento del empleo, investigación, I+D, etc... Premisas tan banales como "vivimos por encima de nuestras posibilidades", o "no podemos gastar lo que no tenemos", son armas de manipulación masiva que tratan de minar la moral de los ciudadanos, para que consintamos aquello que no compartimos, "los recortes". Sin embargo, actuaciones como la que pretende el PP en Benalmádena nos hacen cuestionar si realmente es así, o por el contrario nos toman el pelo.

 

Un millón de euros piensan gastar los populares en la remodelación de una infraestructura que no lo necesita, solo porque el dinero nos lo "regalan", pues según dicen, viene subvencionado desde la Diputación Provincial. Y digo yo, ¿ese dinero no sale del bolsillo de los ciudadanos?.

 

Pues si que sale de nuestros bolsillos, de nuestros impuestos, de los recortes, y de todo ello, y por esa razón los ciudadanos pedimos que se utilice en infraestructuras y proyectos útiles; para nada en innecesarias mega infaestructuras que solo reportan beneficios a quien las construye.

 

Pero es que encima los argumentos que nos da el gobierno municipal son de risa. "Benalmádena necesita un teatro digno pues ello atraerá visitantes al municipio y así se revitaliza el comercio local". Y nuevamente digo yo ¿donde aparcan?, porque ese es el problema en Benalmádena, por eso no funciona el comercio local, porque no hay aparcamientos. Así de sencillo.

 

Pero es que ademas, pasar de doscientas quince a cuatrocientas localidades tampoco garantiza nada, pues sigue siendo una infraestructura pequeña y dificil de rentabilizar para las producciones que habitualmente giran por nuestro país. Y es que una producción, de las que habitualmente viene al Cervantes, tendría que repercutir mas de cincuenta euros por entrada para ser rentable en Benalmádena. Lo siento pero no, no me imagino a los benalmadenses, con casi diez mil parados, gastando mas de cincuenta euros por barba para ver a un grupo de jazz.

 

Pero es que les digo más. El teatro Echegaray, un referente en Málaga capital, posee doscientas setenta y cinco localidades, solo sesenta mas que nuestra Casa de la Cultura, y ¿acaso no vienen producciones importantes al Echegaray?

 

Y voy mas allá. ¿Saben cuanto cuesta mantener anualmente el Teatro Cervantes?, se lo digo, solo en mantenimiento varios millones de euros al año. La diferencia es que Málaga no es Benalmádena, y con la deuda que tenemos dificilmente podremos mantenerlo.

 

Pero si aún así no me creen, vayan a cualquiera de los conciertos de jazz que se programan habitualmente, a los certámenes flamencos de la Repompa, al Cine-club Mas Madera, incluso a determinadas horas en el Maratón de Cuentos, y rara vez verán completo su aforo. ¿Que un par de veces al año se llena? por supuesto, como cualquier Casa de la Cultura de cualquier pueblo que se precie, pero eso no justifica malgastar un millón de euros.

 

Esto me recuerda mucho al Palacio de la Magia, que costó otro millón de euros, en Torremolinos. Una infraestructura que duro en pié solo cinco años y que se convirtió en un extraño agujero negro para el Ayuntamiento del municipio.

 

Señores del PP, aún estamos a tiempo. ¿Que necesita una mano de pintura? por supuesto ¿mantenimiento? por supuesto, pero miren por los intereses de los ciudadanos y escuchen al pueblo, que al final son quienes les han puesto ahí.

 

 

Escrito por Redaccion   
 

Compártelo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

 

 

 

Agenda de actividades

Agenda de actividades

Loterias y apuestas

Resultado de loterias y apuestas del estado

Parrilla de Televisión

Parrilla de TV

PUBLICIDAD